27/6/08

De espaldas a Dios

a F.W. Nietszche

La extendida sombra abarco casi todo el largo del puente, el cuerpo que proyectaba, dicha sombra se detuvo a contemplarla, hubo una fracción de segundo en la que deseo que esta le hablara como en aquella historia del viajero y su sombra.
Camino hasta la mitad del puente, se recargo en el barandal y contemplo el feroz rió que siguió con fuerza su cauce. Miro el ocaso y exhalo un suspiro ¿Seria esa la premonición de su propio ocaso?
Bajo la mirada y de nuevo sus ojos siempre vacíos se concentraron en el agua que fieramente golpeaba contra los pilares que sostenía el puente.
Un leve dolor en la espalda trajo una serie de pensamientos a su cabeza. El dolor comenzó a ser molesto e incluso insoportable lo sintió con fuerza por debajo de su ropa.
Sabia bien de que se trataba, el dolor provenía de esas crudas cicatrices, era algo martirizante, pues recordó su suave batir de Alas, si sus maravillosas y blancas alas que el mismo se arranco.
Nunca quiso ser ángel y ante el desapruebo el mismo cerceno sus alas, no estaba hecho para la plácida vida celestial, estaba ávido de respuestas las de conocimiento, de venturas.
Estaba consiente de que en forma etérea jamás alcanzaría la dicha plena.
Era necesario reptar como gusano para poder disfrutar el vuelo pleno, era necesario ponerse al nivel de los hombres para comprender el poder de Dios, fue necesario sentir en carne propia el dolor, la agonía y la desesperanza. Así descendió a la tierra, camino entre los hombres, trabajo, amo y bebió, probo placeres, divago, estudio y obtuvo conocimiento, creo teorías, desarrollo hipótesis, se decepciono del hombre común, sufrió rechazo, fue perseguido, renegó del creador, se sintió solo y vagó por el mundo.
Más a cada paso que daba sus pies se hacían más fuertes, sus pensamientos se aclaraban, sus ideas cobraban fuerza.
Un día su espalda comenzó a doler, los dolores se hicieron insoportables, así comenzó a caminar y llego a aquel puente, una idea cruzo por su mente y justo antes de darse cuenta estaba parado sobre el barandal del puente, el dolor se agudizo, sin pensarlo más se abalanzo al abismo.
Justo en caída libre sus ropas se rasgaron y un par de majestuosas alas más grandes y blancas que las anteriores brotaron de su espalda.
Se elevo a lo cielos, mas cual seria su sorpresa al encontrarlo vació, se dio cuenta entonces que él mismo había labrado su destino y su cielo, se convirtió en su Dios y se dispuso a obrar.

7 comentarios:

Princesa Amanecer dijo...

¡¡Qué fuerte, qué densooo!!
Pero aún y todo somos como el bambú...
Alguién dijo que nadie leía este blog?!!
Saludos!!!!

K-os dijo...

DEBERIA HACER UNA FIESTA ERES LA PRIMERA EN NO SE QUE TANTO TIEMPO.
SALUDOS!

Mercedez F. dijo...

No se trata de ti porque desapareces mucho tiempo.
Pero en fin de altavista, que se puede esperar de ese tipo de gente.

Ya te casasteS, camarguense?

Rubén Darío dijo...

Muy bueno tambien este texto weysin...

K-os dijo...

Mercedez:

No desaparezco solo me camuflajeo a los ojos mortales. que ya no vivo en altavista!! ash!

Ruben Dario:

Gracias weyson

Princesa Amanecer dijo...

Tssss... ya ves que sí te leemos...
ya vamos postiando otra chiva, nop?
Salux!!!

K-os dijo...

ejem... si claro jajaja

ya vamos posteando algo jajaja